Tres Pm

sábado 24 de agosto de 2019
Publicado en CURIOSIDADES

Blancanieves fue real: descubren la lápida de la mujer que inspiró el cuento

Lunes, 12 Agosto 2019 12:19 Escrito por 

Los siete enanitos probablemente fueran niños mal vestidos y sucios que trabajaban en una mina de cobre, el espejo mágico nunca existió ni respondía a la célebre pregunta narcisista y la madrastra, con reputación de malvada, habría favorecido a sus hijos de sangre, pero nunca envenenado con una manzana a su hijastra.

Lohr am Main, ciudad medieval situada en Baviera en el centro de Alemania durante los siglo XVIII, guarda ciertos paralelismos razonables con el cuento de “Blancanieves”. El famoso cuento de los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm, publicado en 1812 y convertido en éxito internacional gracias a la película animada de Walt Disney de 1937, parece que sí fue inspirado en una mujer que radicó en dicha ciudad.

El Museo Diocesano de Bamberg acaba de descubrir la lápida de una aristócrata alemana del siglo XVIII que se ha identificado con el personaje histórico detrás de la Blancanieves de ficción. Se trata de Maria Sophia von Erthal, hermana del poderoso arzobispo de Mainz, que se crió en el castillo de Lohr am Main.

A la placa funeraria —la baronesa murió en 1796, a los 71 años y tras quedarse ciega— se le había perdido el rastro en el hospital local a donde había sido enviada, tras la demolición de la iglesia en la que había sido enterrada en 1804. Ahora ha salido a la luz por la donación de una familia de la localidad de Bamberg al Museo Diocesano, que la ha restaurado y expuesto en una de sus salas.

“Los hermanos Grimm utilizaron historias locales para su literatura”, ha señalado Holger Kempkens, director del museo.”Hay pistas, aunque no podemos darlo por seguro, para creer que Sophia fue el modelo de Blancanieves. Hoy en día, cuando se hace una película sobre un personaje histórico, también hay parte de ficción. Así que en este caso creo que existe una base histórica y, asimismo, elementos ficticios”.

La crónica familiar de Maria Sophia von Erthal la describe como “una niña de una hermosura inusual” que se preocupaba por los necesitados. Cuando era adolescente, su madre se murió y su padre —el dueño de una fábrica de espejos— se casó con una viuda, “marcadamente dominante”, de la dinastía Swabian Venningen, quien intentó aislar a su hijastra en beneficio de sus propios hijos. Y tuvo éxito: Maria Sophia nunca contrajo matrimonio y fue forzada a mudarse a un convento en Bamberg, a unos 100 kilómetros de su Lohr am Main natal.

Según la hipótesis que se ha propuesto, los hermanos Grimm tuvieron conocimiento de esta mujer ya que vivieron una temporada en Hanau, a unos 50 kilómetros de Lohr am Main. Los hermanos Grimm nacieron a finales del siglo XVIII y murieron a mediados del XIX. Según esta versión, habrían tenido conocimiento de la vida de Maria Sophia von Erthal, lo que les sirvió de columna vertebral para su cuento, al que añadieron elementos propios del folclore alemán.