Tres Pm

domingo 17 de noviembre de 2019
Publicado en EDOMÉX

Cabalga sin descanso, el general Mirafuentes, en el Panteón La Soledad

Miércoles, 30 Octubre 2019 13:46 Escrito por  Fernanda García

Por las noches, si uno agudiza el oído, puede percibir el sonido de cascos golpeando el empedrado del Panteón la Soledad. La temperatura comienza a bajar y la piel se pone chinita cada vez que se percibe al general Juan Nepomuceno Mirafuentes, quien cabalga sin descanso y siempre con sed de tormento para todos aquellos valientes que se atrevan a poner pie en el cementerio.

Durante esta época, en que las velas encienden el alma de aquellos que ya pasaron a una mejor vida, y a quienes les ponen las canciones con las que gozaron, el general Nepomuceno, es un recordatorio de que no todos descansan en paz. En vida, Nepomuceno Mirafuentes fue gobernador, ya de muerto, gusta de recorrer el barrio de Santa Clara a caballo, incluso hay quienes afirman que de su tumba constantemente se asoma la mano de aquel gobernador que murió en 1880.

En 1901, sus restos fueron trasladados al Panteón General La Soledad, en el que sale por las noches a caballo, por ello, la gente aterrorizada por el espíritu del exgobernador, decidió desesperadamente colocar una piedra gigantesca, para evitar que los paseos nocturnos del alma de Mirafuentes continuaran.

De acuerdo con las reseñas de Margarita García Luna, ex cronista de Toluca ya fallecida, el general Mirafuentes -quien luchó en la Guerra de Reforma para Benito Juárez- fue envuelto en un petate para ser sepultado, sin embargo, uno de sus brazos quedó en escuadra, razón por la que una mano sale de su tumba en la iglesia de Santa Clara.

Pero no todo es terrible con el general sin descanso, pues desde la revolución, se convirtió en el protector de las mujeres de la vida galante, ellas decían que si le ofrendaban dinero y se encomendaban a él, nada malo les pasaba, y encontraban buenos clientes en las calles de Toluca.

Aunque desde hace poco más de 15 años, ya nadie visita a Mirafuentes en La Soledad, es importante mencionar que en este cementerio, que es el más significativo de la capital mexiquense, se encuentran también las tumbas de Camilo Zamora, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, de un alcalde de Toluca, quien murió en 1871 y de Darío Valdés, connotado empresario textil.

También están enterrados en el lugar José Vicente Villada, Agustín Millán y Alfredo Zárate Albarrán.

Así que, para quienes visitan el panteón ya caída la noche, incluso durante los recorridos teatrales que se organizan en esta época, se les recomienda no salir de los caminos marcados por los actores, pues el general Mirafuentes sale a cabalgar cada noche y busca almas que lo acompañen en la vida siguiente.