Tres Pm

miércoles 18 de septiembre de 2019
Publicado en EDOMÉX

¿Conoces la participación de Toluca en la Independencia de Mexico?

Martes, 10 Septiembre 2019 16:46 Escrito por 

Toluca la Bella, la ciudad industrial, la más cercana a la capital del país, con sus calles, ahora llenas de asfalto y camiones, encierran parte importante de la historia de la Independencia de México.

El pueblo mexiquense se levantó en armas con un contingente de aproximadamente 10 mil hombres encabezado por Miguel Hidalgo. Poco más de un mes después del Grito de Independencia, el 24 de octubre de 1810, el “Padre de la Patria” y su ejército entraron al Estado de México por la ruta del municipio de San Felipe del Progreso, para abrirse paso en pequeñas escaramuzas hasta la capital mexiquense.

Pese a este hecho histórico, la gran mayoría desconoce que el padre de la Independencia estuvo en municipios mexiquenses. En Ixtlahuaca, por ejemplo, fue recibido por el sacerdote local y el cura de Jocotitlán, quienes esperaron desarmados al ejército insurgente para negarles provisiones, evitar que se alojaran en Ixtlahuaca y entregarle al caudillo una orden de excomunión por la rebelión contra la corona española.

Por el contrario, Toluca fue la primera ciudad que recibió al cura Hidalgo. El 28 de octubre de 1810, dieron la bienvenida a los independentistas con música y gran júbilo, y pudo nuevamente oficiar misa en lo que ahora es la Plaza de los Mártires.

“Se dice que la entrada a Toluca fue muy tranquila y que fue el primer lugar que lo recibió con bandas de viento para poder oficiar misa”, comenta Emmanuel Sánchez, historiador de la Universidad Autónoma del Estado de México.

El Museo José María Velasco, ubicado sobre la calle Sebastián Lerdo de Tejada en el corazón de la capital mexiquense, albergó durante varios días al cura Hidalgo y Costilla, y fue en este lugar donde se organizó la emblemática Batalla del Cerro de las Cruces en Ocoyoacac, donde el ejército Insurgente derrotó a la división Realista que resguardaba la Ciudad de México.

Tras su victoria Hidalgo replegó sus tropas a Toluca y fue en corazón de la capital mexiquense donde se determinó cambiar el curso de la historia de México. Al no invadir la capital de la Nueva España, Hidalgo alargó la lucha independentista y permitió la reorganización del ejército realista.

Hidalgo se retiró a Aculco, donde aún permanece una casa de descanso para el sacerdote, pues se asegura que la guerra provocó severos estragos emocionales en él.

La lucha independiente continuó y exactamente un año más tarde, en octubre de 1811, el ejército insurgente caería en la batalla del Cerro del Calvario, ahora conocido como Parque de los Matlazincas. José María Oviedo, apoyado por los pueblos originarios de la región, intentó retomar Toluca, ya que era un centro neurálgico para el abastecimiento de la Ciudad de México.

El comandante español Rosendo Porlier reforzó la ciudad y aplastó el intento insurgente, capturando a más de 100 indígenas y combatientes, los cuales fueron ejecutados en el centro de Toluca, por lo que ahora se le llama Plaza de los Mártires.

Toluca y sus alrededores fueron escenario de más batallas y hechos históricos que quedaron plasmados en sus calles, y avenidas, siendo así una de las ciudades más emblemáticas y participativas de la independencia nacional, aunque poco se difunda popularmente de su historia.