Tres Pm

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

Google AdSense LeaderBoard
Publicado en 1,2,3...

En el Reino de Roa el trueque entre bancadas, la norma

Jueves, 07 Abril 2016 17:15 Escrito por  J. Antonio García Huicochea

Muy mal manejo de los estrategas de Eruviel con la Ley Atenco

El amigo de Juan Armando

1.- En principio uno tendría que resaltar la habilidad de la bancada perredista en el Congreso local, para sacar del bote de la basura, a donde las mandó el PRI, apenas en 2012, las candidaturas comunes.
Pero yendo un poco más a fondo, hay evidencia para creer que fue un trueque en lo oscuro.
¿Votó PRD a favor de la Ley Atenco a cambio de traer de nuevo las alianzas referidas?
Muy probablemente sí.
Entre los diputados perredistas está claro que el juego es dar y recibir.
En el reino de Roa, todo es posible y cualquier iniciativa está al alcance si el costo es adecuado.
Tengan presente que fue el mismo PRI en el mismo escenario, la Cámara de Diputados, quien apenas hace 4 años reformó la ley electoral para prohibir las candidaturas comunes que está punto de reeditar.

2.- Como la vieja analogía de la pequeña bola de nieve que termina en avalancha, Eruviel Ávila ve cómo se le sale de control, con un alto costo, el entremés de la Ley Atenco.
Nada bueno ha obtenido el mandatario.
Ahora se pude establecer que habrá correcciones, y no sólo cosméticas, a su propuesta.
Preocupa -y mucho- que un abogado como él, tenga poco cuidado con las leyes que promueve a ocurrencia de sus colaboradores.
Los ejemplos están ahí: cárcel por manejar sin placas; Doble Hoy No Circula sabatino; Hoy no se baila, prohibir los bailes populares; y la Ley Atenco, todos temas para enriquecer nuestro folclor político.
3.- La biografía no autorizada de Juan Armando Hinojosa, establece en sus fechas significativas que fue en el gobierno del finado Mario Ramón Beteta, que consolidó su abisal amistad con su más antiguo socio, a la sazón un acaudalado empresario que era entonces un bisoño funcionario.
El salto descomunal de manejar la renta de espectaculares y el negocio de los impresos a las constructoras tuvo su semilla en esos años.
Eso lo saben ellos muy bien.
La relación con Peña Nieto vino después.

Etiquetado como