Tres Pm

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

Google AdSense LeaderBoard
Publicado en OPINIÓN

Justicia rota

Lunes, 10 Agosto 2020 22:58 Escrito por  Francisco Paredes

La delincuencia ha llegado a casi todos los rincones de la vida cotidiana. Un viaje en transporte público se ha convertido en la travesía más peligrosa para millones de personas que utilizan este servicio en el Estado de México, sin embargo, parece imparable.

Los ladrones han hecho del ilícito su estilo de vida, sobre todo porque confían en la impunidad que se tiene en México. Policías, investigadores, ministerios públicos y hasta jueces de todos los niveles tienen un precio, y esto es un hecho sabido desde hace años, aunque oficialmente les duela a los titulares de las dependencias.

Esta impunidad ha permitido el desarrollo de la delincuencia como un cancer que se esparce por la sociedad, pero peligrosamente también ha despertado en el ciudadano está idea de libertad, de anarquía, de retorcida ley de la selva.

Los linchamientos que se han presentado en las últimas semanas, como ya lo hemos dicho, no son un fenómeno nuevo, no iniciaron en este año de pandemia, ni tampoco como una moda impuesta ante las condiciones socioeconómicas que dejó la restricción comercial durante cuatro meses de encierro.

Pero hay un factor especial en esta conducta reciente, y es la conciencia social de hacer justicia por propia mano en todos los niveles y lugares del Estado de México.

Hace años se registraban linchamientos de forma relativamente constante en comunidades del alto Lerma, en Xalatlaco, Ocoyoacac, Ixtlahuaca, algunos más en zonas semi rurales del Valle de México, sin embargo, ahora estas expresiones de violencia se dan en cualquier sitio y se aplauden y se difunden, se vanaglorian y se exhiben como un triunfo social.

Esa es la parte peligrosa de las condiciones actuales, porque más allá de que tarde o temprano se tendrán inocentes ajusticiados (como ya ha ocurrido), este rencor ciudadano se volteará contra las instituciones que los han abandonado y será muy difícil volver atrás.

Las expresiones de este tipo son de mínimas proporciones hasta ahora, eventos puntuales circunstánciales que están focalizados, pero puede cambiar la situación, y el primer ejemplo de este tipo son las autodefensas, que son movimientos sociales organizados para suplantar la primera función del estado: brindar seguridad a sus ciudadanos.