Tres Pm

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

Google AdSense LeaderBoard
Publicado en OPINIÓN

La Línea Rota

Martes, 28 Enero 2020 10:29 Escrito por  Francisco Paredes

Cortina de humo

“La política es el arte de impedir que la gente se meta en lo que sí le importa.”, Marco Aurelio Almazán, escritor

¿No se quién queda peor, los legisladores que prometieron buscar la reducción al aumento en el precio del transporte mexiquense y “salieron con la cola entre las patas” o el secretario de movilidad defendiendo el aumento? Definitivamente la política mexiquense está equivocada de pies a cabeza.

Primero diputados aseguran que buscarán la reducción al transporte público por la exigencia popular, que siendo honesto tampoco ha convocado a miles de personas para protestar.

Los legisladores se reúnen, hablan con los medios sobre el aumento y citan al secretario de Movilidad, Raymundo Martínez para establecer la reducción. Acto seguido, se da la reunión los diputados no logran nada y el encargado del transporte público sale a decir que “en dos o tres meses habrá mejoras en el servicio”.

Esta parodia mediática que mantiene el legislativo con Movilidad comienza a volverse ridícula. Los diputados sabían desde el inicio que no tienen, al menos por ahora, la capacidad de reducir el precio del transporte y que mucho menos lo harían por decreto, sobre todo cuando hay tantos intereses políticos y económicos para seguir sangrando al usuario mexiquense.

Por otro lado, Martínez Carbajal, trata de vender la idea de que al corto plazo habrá mejoras en un sistema que de raíz está podrido, putrefacto por donde se intente tocar el tema, tanto que está de más señalar nuevamente las deficiencias del transporte público en el Estado de México.

La historia no acaba aquí, continuará por unos meses más, habrá otras declaraciones a los medios y nuevas manifestaciones, pero el “movimiento” terminará por desvanecerse en el ajetreo cotidiano, mientras el servicio continuará igual o peor, porque aunque no se crea el servicio puede empeorar !no los reten!

El tema de fondo es que los ciudadanos deben de ser más consciente de que los políticos, sin importar, el color partidista continúan haciendo de la “declaración fácil” su mejor herramienta para manipular voluntades. Tendrá que ser con hechos concretos como se valore el trabajo de los representantes populares y no solo con peroratas de buenos deseos.

Mientras tanto, los ciudadanos continuarán pagando y sufriendo las consecuencias de unos pocos que no buscan más que su beneficio personal.

Etiquetado como