Tres Pm

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

Aniversario 3Pm
Google AdSense LeaderBoard
Publicado en OPINIÓN

La segunda ola

Martes, 20 Octubre 2020 09:00 Escrito por 

Este 2020, el mundo se enfrenta con la enfermedad más mortal de los tiempos modernos. No se trata de una enfermedad fulminante que acabe con la vida de todas las personas que la padecen, sin embargo, afecta severamente a quienes se mantienen en un buen estado de salud y arrebata la vida de las personas que padecen enfermedades crónicas.

Hasta el momento, este nuevo coronavirus ha matado a más de un millón cien mil personas en todo el mundo y contagiado a más de cuarenta millones más. En una suerte de ruleta rusa, los ciudadanos de todas las latitudes intentan sortear esta pandemia.

México es uno de los países con mayor número de contagios y muertes en el mundo y la causa podría achacarse, como siempre, a las malas políticas públicas y deficiente sistema de salud; sin embargo, también es responsabilidad de la ciudadanía evitar su propagación.

Durante el fin de semana, en el Estado de México se reportó un total acumulado de más de 90 mil personas infectadas y más de 10 mil muertos, representando el 10% del número total de contagios en el país.

Una de las cáusales principales de estas cifras tan elevadas es la necesidad que tiene la población de obtener recursos, después de una agobiante fase de cuarentena total.

El semáforo naranja que permanece en el Edomex parece que se prolongará de forma indefinida, pues es un hecho que oficialmente no se pueden aperturar todas las actividades de forma regular, pues sería políticamente irresponsable hacerlo; por el contrario, en la práctica, la mayoría de las actividades se realizan bajo restricciones mínimas, casi cotidianas.

La necesidad de mover la economía no permitirá que las actividades se paralicen totalmente, sobre todo de cara a las celebraciones decembrinas, momento en que la economía mexicana presenta sus mayores repuntes.

A pesar de esto, las acciones en países europeos nos demuestran que lo más grave de esta crisis sanitaria no ha pasado aún. Los cierres en España o el “toque de queda” en Paris son una muestra de que la “segunda ola” está por llegar.

Como he insistido con anterioridad, cuestionar la capacidad de los gobiernos para atender estas contingencias resulta estéril; los ciudadanos debemos contribuir con nuestra parte para evitar que la enfermedad se propague de nuevamente y de forma desmedida.

Es necesario reactivar la economía, llevar alimentos a nuestros hogares, pero con las medidas sanitarias adecuadas: el uso del cubrebocas en espacios públicos donde haya concentraciones de personas, el constante lavado de manos (que, dicho sea de paso, es un acto de higiene personal), evitar acudir a espacios con grandes concentraciones de personas, evitar en la medida de lo posible las salidas innecesarias, entre otras acciones que podemos realizar.

La crisis del COVID-19 aún no termina; por el contrario, generalmente las oleadas posteriores de enfermedades de este tipo son las que causan mayores estragos entre la población, pues encontramos a una ciudadanía cansada e irresponsable, mientras que los deficientes sistemas de salud se encuentran mermados y con una capacidad de respuesta aún más limitada.

Los meses que están por venir serán claves para el desarrollo del país y del Estado de México, pero está en manos de la ciudadanía evitar que la propagación del coronavirus cause mayores estragos, tanto en la salud de las personas, como en nuestra economía.

Etiquetado como