Tres Pm

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

Google AdSense LeaderBoard
Publicado en OPINIÓN

La violencia que crece

Martes, 12 Enero 2021 10:16 Escrito por  Francisco Paredes

El 2021 parece ser una continuación sin fin de las calamidades que sacudieron el mundo durante el 2020. A nivel macro el velo de la pandemia lo cubre todo y los conflictos internos en los países son una amenaza latente, sin embargo, en lo micro, lo local, el Estado de México continúa sufriendo los estragos también de la inseguridad y la delincuencia, pero sobre todo el azote de los feminicidios.

El primero de enero amanecimos con la noticia que una mujer fue hallada con huellas de violencia asesinada en un bordo de una comunidad en Almoloya de Juárez, fue la primera del año, de hecho, salió de su domicilio para visitar a sus familiares por la llegada del nuevo año, ella no pudo celebrarlo.

La historia de “Mamá Luchita”, como la conocían sus allegados, es ejemplo de la violencia e inseguridad que viven las mujeres en el territorio mexiquense.

Esta inseguridad se apodera inconscientemente de todos, padres, hermanos, familiares de mujeres encienden las alarmas ante un retraso en la llegada de una mujer que salió a trabajar o que no responde varias llamadas, el terror llena los ojos de las personas ante la angustia de que algo malo haya pasado.

Lamentablemente esta actitud llega a convertirse en paranoia de salir a las calles del Estado de México, sobretodo en los grandes núcleos urbanos como el valle de Toluca, el valle de México o la zona oriente, donde se concentra el mayor número de asesinatos contra mujeres.

Los feminicidios parecen una plaga imparable que se gesta en el interior del ser humano. Son los varones los principales ejecutores de las mujeres en una violencia irracional que no puede ser entendida y que está muy lejos de ser controlada ante la ineficacia de los esfuerzos oficiales.

Año con año se destinan millones de pesos para combatir de diferentes formas este fenómeno, sin embargo, nunca se tienen los resultados adecuados, no se ha logrado evitar la violencia hacia la mujer, que ya suma miles de muertas en los últimos años.

Más allá de la delincuencia común, el feminicidio es una expresión retorcida de una sociedad convulsa que se deteriora aún más a cada instante. No discrimina entornos, posición económica, social, cultural o profesional. Esta violencia se desarrolla en el interior del ser humano ante su propia decadencia.

Los feminicidios en el Estado de México no son una expresión única, forman parte de la impunidad e inseguridad cotidiana y tendrán una disminución cuando el resto de los indicadores también bajen, situación que parece compleja en un sistema al que solo le importa la siguiente elección, la siguiente, la siguiente...

Etiquetado como