Tres Pm

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

Publicado en OPINIÓN

Nimiedades y Barbaridades

Martes, 07 Julio 2020 21:32 Escrito por  G y C

El semáforo rojo o naranja y no nos importa

El Valle de Toluca y la zona conurbada con la Ciudad de México son el epicentro de la pandemia COVID-19 en territorio mexiquense. De continuar esta tendencia, en muy poco tiempo también lo serán a nivel nacional. Lamentablemente, el hecho de que se hayan relajado las medidas restrictivas provocará el incremento en el número de contagios en la entidad. Abunda, por desgracia, la desinformación; peor aún, la que no es real se toma como buena. En el Centro Médico Adolfo López Mateos de Toluca, habilitado como centro de hospitalización COVID, desde el 2 de junio mueren en promedio 12 personas cada día. Si a estos sumamos los fallecimientos registrados en el resto de hospitales COVID, la cifra rebasa los 20. BARBARIDAD.

Obviamente, no todos estos decesos corresponden a personas que residen en la capital mexiquense. Estos centros hospitalarios también atienden a los pacientes enviados desde otras regiones, principalmente del Valle de México, porque algunos nosocomios de aquella zona están saturados y deben desplazar a sus enfermos.

Pero el número de contagios en la entidad continúa en ascenso y, sin embargo, el Gobierno estatal no mantendrá el semáforo epidemiológico en color rojo. Es decir, debemos seguir resguardados y salir únicamente de ser necesario e implementando todas las medidas de prevención recomendadas; empero, pareciera que a la población le han dicho lo contrario. Muchos comienzan a omitir las recomendaciones, e incluso se burlan de ellas y siguen sin creer, justificándose bajo el argumento de que no tienen conocimiento de casos de muerte o contagio del virus entre su cìrculo de allegados. Estudiantes universitarios de distintas licenciaturas han iniciado una campaña en sus redes sociales para crear conciencia entre los incrédulos; de este modo y por respeto hacia los demás, acaten las recomendaciones y protocolos de higiene y sanidad. Es lo menos que deben hacer. Para nada una NIMIEDAD.

Lo paradójico es que, ante la incredulidad de unos, las consecuencias las pagan quienes sí han acatado las normas. Y no me refiero a la gente que permanece resguardada en casa, sino a quienes, por necesidad, deben salir a trabajar todos los días para poder sostener a sus familias, y lo hacen bajo todas las medidas preventivas. El problema radica, justamente, en el grado de responsabilidad que cada uno de nosotros asuma respecto de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19. Está, por demás, claro que el problema existe, que es grave y que se debe, primero, controlar, después reducir y, al final, eliminar. Pero mientras se discutan otros asuntos de menor importancia que la toma de consciencia y se siga actuando de forma irresponsable, el número de contagios segurá en aumento, haciendo de este problema, que ya es grande, algo mucho mayor, que prolongará aún más el tiempo del confinamiento y retardará el cambio de color del semáforo epidemiológico, que hoy, se mantiene en rojo.

¿Quieres salir y recuperar la vida que llevabas hasta antes de la cuarentena? Quédate en casa. No es una NIMIEDAD.