Tres Pm

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

Google AdSense LeaderBoard
Publicado en NIMIEDADES

La desatención a grupos vulnerables

Miércoles, 08 Mayo 2019 14:28 Escrito por  G & C

Es muy común en campañas, procesos electorales y también desde posiciones públicas asumidas por elección popular escuchar mensajes demagógicos en pro de los grupos vulnerables o minoritarios, así como de los grupos étnicos y los marginados por su condición de pobreza. Les ofrecen en el proselitismo cambiar radicalmente sus condiciones que serán reflejadas en una mejor calidad de vida. Y ya en el cargo son más contundentes y apuestan a darle atención a esos sectores de la población.

Una barbaridad, todo queda en los discursos tanto de promesas de campaña como cuando se asume el cargo, porque no hay cambios en las condiciones en las que viven los grupos minoritarios como los discapacitados, las madres solteras, los de preferencia sexual hacia el mismo sexo y mucho menos los que viven en condiciones de pobreza.

De acuerdo con las cifras oficiales, la pobreza en la entidad no se ha detenido, al contrario, en los últimos diez años ha presentado un incremento del 16 por ciento. Situación que provoca, por consiguiente, el aumento de otros problemas como: la violencia, la exclusión, la descomposición social y la inseguridad. Y esto lo ven como una NIMIEDAD a pesar de los problemas que genera.

La oferta a las personas con capacidades diferentes de incorporarlos, crearles oportunidades a la vida productiva en la empresa, la educación y a mejorar sus condiciones físicas, han quedado solo en el papel, pero no en la realidad.

Existe una ley de atención a personas con capacidades diferentes y para sumarlos a la actividad social productiva, pero está plasmado en unas hojas y no así en los hechos, pues su realidad sigue siendo de exclusión y de marginación, así como de discriminación por otros sectores.

Lo mismo sucede con las personas de la comunidad LGBTTTI, que a pesar de que han logrado crear condiciones jurídicas de respeto a sus preferencias sexuales no ha sido suficiente pues continúan siendo objeto de represión social y de discriminación y sin oportunidades para incorporarse a la actividad productiva.

Y qué decir de los pueblos originarios, que solo sirven para ser estandarte de discurso por la historia y lo que representan. Pero sus condiciones de vida no han mejorado y viven en el rezago de 20 o 30 años.

En esas comunidades no se han aplicado políticas públicas efectivas, únicamente políticas asistencialistas que no son más que electoreras. Es decir, se lucra con la necesidad.