Tres Pm

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

jueves 12 de diciembre de 2019
Publicado en NIMIEDADES

Nimiedades y Barbaridades

Miércoles, 19 Junio 2019 15:45 Escrito por  Por G & C

No puede verse como una NIMIEDAD que en las tragedias sobresalga el lucro y se busque el beneficio personal a costa de las lágrimas y sangre derramada. Por el contrario, es una BARBARIDAD observar la rapiña con la que muchas personas se arremolinan en torno a un accidente para antes de ayudar o de cuidar saqueen lo más que puedan de la situación.

Ejemplos de la rapiña hay muchos, me concretaré a citar tres. El primero el acontecido en Tlahuelilpan, Hidalgo, hace algunos meses, cuando hombres, y mujeres de todas las edades y niños se desbordaron entorno a una toma clandestina de PEMEX para robar gasolina.

Esta tragedia dejó dos lecciones. La primera: que no por el hambre o el nivel de pobreza que se tiene en esa zona, se tienen que llevar a cabo acciones de rapiña como las realizadas y que terminaron con saldo rojo: muertos y heridos. Y también reveló: ausencia de valores, el principal: respeto. Y que nos falta mucho para ser una sociedad civilizada.

Otro ejemplo fue también en una toma clandestina que se perforó en el gasoducto que pasa por Acambay. Los vecinos del lugar antes de dar aviso a las autoridades y evitar el robo se dieron a la tarea de llenar recipientes buscando obtener el mayor volumen posible. Se peleaban entre ellos por tener más unos que otros y para ello hicieron uso de sus cuadrupedos para transportar el combustible robado. Afortunadamente no hubo saldo fatal.

El tercer ejemplo, la volcadura de un tracto camión que transportaba ganado a Veracruz. La gente en lugar de ayudar y hacer un corral para proteger a los bovinos se dedicaron a hacer acciones de abigeato llevándose los animales a sus casas.

El espacio es insuficiente para relatar eventos de rapiña reciente y del pasado que se han dado en las carreteras y en los ductos de Pemex.

Es lamentable que antes de hacer un análisis real de nuestras conductas como seres humanos, busquemos responsables de las consecuencias que nosotros mismos provocamos.

Lo ocurrido en Hidalgo es un acto de inconsciencia y de falta de sentido común. Todos saben el peligro que representa el estar cerca de áreas con productos inflamables. Aún así se apuesta la vida para tratar de tener un beneficio de un acto criminal, sin importar que se arriesgue la vida misma. Lamentable la pérdida de vidas humanas. Pero más lamentable que como ciudadanos sigamos cayendo en el juego de los delincuentes que son los que abren la brecha para confrontar a la sociedad con las autoridades.

Es pertinente preguntarnos: ¿vale la pena exponer nuestra vida por unos cuántos litros de hidrocarburos? La respuesta es NO. Como sociedad actuemos de manera consciente, pero principalmente con respeto y dignidad. De lo contrari, eventos de rapiña con saldos fatales seguirán siendo el pan de cada día. Y no son NIMIEDAD sino BARBARIES.

Etiquetado como