Tres Pm

domingo 18 de agosto de 2019
Publicado en NIMIEDADES

Nimiedades y Barbaridades

Miércoles, 03 Julio 2019 11:30 Escrito por  G&C

¿Por qué denunciar?

En diversos foros, académicos, empresariales, culturales y de la sociedad civil, en los que se aborda la inseguridad como uno de los grandes males que agobian a la sociedad mexicana y en particular la mexiquense, se hacen todo tipo de señalamientos, desde las alarmantes cifras de ejecuciones, secuestros, asaltos, extorsiones, infiltraciones del narcotráfico, sometimiento de los comerciantes a la delincuencia, nuevos delitos que aparecen ante tanta impunidad y hasta la incapacidad de las autoridades de los tres niveles de gobierno para reducir los niveles delictivos.

La exigencias de justicia y de políticas públicas eficaces para contrarrestar la delincuencia y garantizar la tranquilidad a la sociedad, no son una NIMIEDAD, son reclamos válidos y máxime de ciudadanos y familias que han sido víctimas de la delincuencia organizada que ha desquiciado la vida de muchas personas por sus actos atroces.

Están en todo su derecho de exigir porque cumplen como ciudadanos al pagar sus impuestos y respetar las leyes, pero esto no es suficiente, hay que hacer más como sociedad y como ciudadanos. Así lo expresa una mujer que vivió el secuestro de su hijo y que a pesar de haber pagado el rescate fue ejecutado y encontrado tres días después. Una BARBARIDAD. Debe parar.

El hecho de cumplir con las obligaciones cotidianas como ciudadanos no es suficiente. Hay que hacer más, como la denuncia, cuando se es víctima o testigo de un delito. Si no hay denuncia los delincuentes seguirán gozando libertad y causando más daños. No puede ser una NIMIEDAD, hay que darle la importancia que merece.

“Tarde lo entendí. Quizá si lo hubiera hecho mi hijo tal vez estaría vivo no lo sé. Pero me queda claro que no puedes creer en un delincuente. Es una BARBARIDAD confiar en esa gente sin escrúpulos. Por eso la importancia de darle un voto de confianza a las instituciones de procuración de justicia”, expuso en uno de esos foros de la sociedad civil la señora que perdió a su hijo por creer en la delincuencia.

Es cierto, hay mucha desconfianza en las instituciones policíacas y de procuración de justicia, pero son, al final de cuentas, las que pueden prevenir y perseguir el delito. Y si no hay denuncia entonces no podrán hacer mucho.
A pesar de la corrupción y podredumbre que existe en esas corporaciones y dependencias hay funcionarios públicos valiosos dispuestos a hacer su trabajo: servir. Pero hay que denunciar y dar un voto de confianza.

La señora que vivió esta situación arremete contra quienes solo critican y se quejan. ¡Ya basta! hay que dejar de lamentarse y de criticar, hay que exigir, pero a la vez hay que aportar lo que nos corresponde como ciudadanos, no solo pagando impuestos sino denunciando.

No comprando artículos de dudosa procedencia, evidenciando a los corruptos, eso podemos hacer como sociedad.
Apunto, la denuncia es muy importante, pero más importante es la decisión y colaboración de la sociedad con las instituciones a pesar de que hay mucha corrupción a su interior.

Perdamos el miedo y en la medida en que sean más y más las denuncias, menos podrán actuar corruptamente y los que lo hagan serán expuestos y se quedarán los que realmente quieren servir y contribuir a acabar con esta maldad.

Mucha verdad en esta mujer que ya no quiere críticas ni lamentos sino acciones que den resultados para que ya no haya más víctimas y delincuentes impunes.

Etiquetado como