Tres Pm

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

Google AdSense LeaderBoard
Publicado en OPINIÓN

Pobreza y desigualdad

Domingo, 27 Septiembre 2020 22:22 Escrito por  Pedro Chuayffet

La pobreza y la desigualdad son los principales problemas de la humanidad. Tambièn deberían ser el principal motivo de indignación para todas las sociedades; que incluso en nuestros días existan millones de individuos sin posibilidades de desarrollarse y tener una vida digna por culpa de las incapacidades de nuestros Estados.

El caso de México es ilustrativo sobre cómo luce un país lleno de profundas desigualdades sociales. Por un lado, millonarios de clase mundial, mientras que la inmensa mayoría está sumida en una precaria pobreza desde la cual resulta demasiado complejo prosperar. Esto es resultado de generaciones de políticos y gobiernos que no han puesto las instituciones nacionales al servicio de las mayorías y la permanente búsqueda de mecanismos para generar oportunidades equitativas.

El actual Gobierno, como proyecto político, supo leer esta situación y prometió edificar vías para generar prosperidad y desarrollo. Desde el 1 de diciembre de 2018, se apostó por multiplicar los programas sociales como estrategia para enfrentar el rezago de más de 50 millones de mexicanos; sin embargo, demostró poco interés en la generación de certezas para atraer inversión, generar empleo y detonar el desarrollo económico. A partir de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), se paralizó la economía y el crecimiento económico durante 2019 fue de 0%. Para los mexicanos es necesaria la llegada de alternativas laborales bien remuneradas, y durante el primer año de la actual administración no se edificó el contexto para generarlas.

A esta parálisis se añadió la histórica crisis derivada de la pandemia. El nuevo coronavirus frenó en secó el consumo y deprimió nuestra economía, haciendola caer -estimaciones anualizadas- más de 18%. El país, a raíz de esto, aumentará su número de pobres, que llegará a 70 millones, lo cual es indignante al condenar a tanta gente a vivir sin lo necesario para prosperar. El actual Gobierno tiene el enorme reto de recuperar estas circunstancias en favor de la mayoría, pero, a diferencia de otras naciones en idéntica situación, en México ya teniamos desde antes el problema de no haber generado confianza para detonar el desarrollo, complicando aún más la generación de condiciones para sortear la crisis.

Sin lugar a dudas, la pandemia vino a agudizar problemas que nuestro país ya tenía y había olvidado combatir desde sus instituciones y su sociedad. Ya resultaba oprobioso permitir que 50 millones de mexicanos vivieran en pobreza, lo es aún más el nuevo saldo de 70 millones como consecuencia del brote de coronavirus. Permitimos que la situación llegara a extremos inaceptables por no presionar a la clase política para edificar oportunidades y por sectores de la población que ejercieron sus oportunidades sin la responsabilidad de aportar al desarrollo del país. Es momento de atender verdaderamente el indignante problema de la desigualdad y encontrar a través de la solidaridad la salida del nuevo y doloroso saldo que ha dejado este 2020. Desde el gobierno debe afrontarse con cercanía a las mayorías, sin simulación y construyendo certezas desde las instituciones para detonar un suficiente crecimiento económico. Desde la ciudadanía es apremiante exigir a las autoridades y abandonar el individualismo para perseguir causas patrióticas como colectividad y para beneficio de todos. Aprovechemos esta crisis para generar cohesión y cambiar las terribles tendencias políticas y sociales de nuestro país.

Etiquetado como