Tres Pm

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

Google AdSense LeaderBoard
Publicado en VALLE DE MÉXICO

Empleados del Gobierno de la CDMX temen por daño en edificio

Miércoles, 22 Mayo 2019 12:01 Escrito por 

• 3 mil trabajadores serían puestos en riesgo
• 100 familias de vecinos se unen a trabajadores.


A finales del mes de abril, empleados de la Subtesorería de Fiscalización de la Secretaría de Finanzas del gobierno de la Ciudad de México fueron informados sobre el cambio de domicilio de sus oficinas actuales, ubicadas en la calle de Dinamarca #84 de la Colonia Juárez, a un edificio que presenta severos daños estructurales en la calle de Arcos de Belén #23 en la Colonia Centro.

Ante esta situación, y las protestas al gobierno capitalino, un grupo de 100 familias vecinas de Arcos de Belén se unieron para manifestarse con el fin de no poner en riesgo a cerca de 3 mil 500 personas ante un eventual sismo de mediana intensidad en este edificio de la CDMX.

La protesta de los trabajadores y vecinos toma fuerza a partir de una petición de Change.org, en donde se destacan el nombre de las personas que toman la decisión de hacer el cambio de domicilio de estos 3 mil 000 trabajadores del gobierno de la Secretaría de Finanzas.

Los trabajadores exhortan a las autorizadas a ser claros en la comunicación, informando y sustentando el cambio de domicilio, ya que en ningún momento han sido notificados con claridad y forma, esto sumado a una serie de irregularidades, que impactan directamente en el riesgo de sus vidas en caso de otro sismo al estar en el nuevo lugar de trabajo.

Cabe destacar, que el edificio de Arcos de Belén está abandonado desde 1999 por un severo hundimiento que presentó posteriormente al sismo de dicho año, a pesar de lo cual se pretende mudar a tres Instituciones públicas a dicho inmueble.


La situación del edificio de Arcos de Belén #23 y el peligro al que expone a la sociedad en general datan del terremoto de 1985. En esa ocasión, de acuerdo a vecinos de la zona, fueron demolidos cinco de sus pisos para reducir el peso del inmueble. Sin embargo, la controversia volvió a despertarse en el año 2017 después de los sismos del 7 y 19 de septiembre, cuando los movimientos generaron que la base del edificio provocara zanjas en el pavimento y su fachada presentara grietas.

Posterior a esa situación, los vecinos de la zona salieron a las calles a manifestarse pidiendo su demolición.

Después de 20 años de desocupación, las autoridades del gobierno de la Ciudad de México han decidido mudar, a este mismo edificio, del que en diversas ocasiones se ha solicitado la demolición, a los empleados de la Subtesorería de Fiscalización y de otras tres dependencias.

“Además de decidir cambiarnos de domicilio de la noche a la mañana, lo hicieron de una forma no transparente y poco clara. Tuvimos que informarnos por nuestra parte de las condiciones del edificio al que se supone nos vamos a mudar y descubrir as que nuestra vida puede estar en riesgo”, denunció Lourdes López, empleada de la Subtesorería de Fiscalización.

La trabajadora, en nombre de los empleados, exigió que el gobierno local les escuche y que ante el reclamo de ellos y de los vecinos su vida no sea expuesta. “Queremos recordar a esta administración que prometió ser diferente”, aseguró.